A MODO DE INTRODUCIÓN

A MODO DE INTRODUCCIÓN

Alguna vez leí la frase "piedra que corre, no coge moho". Se refiere por supuesto a que si una persona cambia constantemente, pues le es difícil crecer como persona.
Honestamente creo que está errada. Claro que la piedra que corre coge moho y flores y escupitajos y cosas que ni te imaginas.
Soy originaria del Perú, he vivido cinco años en Francia, durante los años 80, diez en Finlandia y ahora me encuentro en Filipinas (¿Se han dado cuenta que vivo en países que empiezan con "f"? ¿Qué me tocará luego? ¿Fiyi?) Creo que eso me da autoridad para decir que los viajes sí que te hacen crecer como persona, por lo menos te dan una actitud zen necesaria para soportar esas diferencias culturales que te hacen ver la vida a cuadritos. Y aunque acepto que directamente los viajes no influencian en mi obra, sí que tienen una gran influencia en mi vida y por consiguiente en la manera como veo las cosas.

Las partes de este blog serán por ahora 4. La primera serán las nuevas cartas finlandesas (así las tendré todas en orden), la segunda "Chica cosmo" que hablará de viajes y choques culturales en general. Luego pretendo escribir “Una Latinoamericana en París” En donde obviamente contaré mis experiencias viviendo en esa ciudad y también incluiré lo que vivo ahora en Filipinas, que me he animado a titula "Dónde vas con mantón de Manila", una frase de "La verbena de la Paloma" (Para que vean qué culta soy) . Quizá luego me anime a escribir lo vivido al regresar a Perú, luego de mis años parisinos. Porque vuelvo a repetir que los viajes te cambian y ves en tu propia cultura, lo que antes no veías.
No pretendo dar clases de comunicación intercultural en este blog, solo compartir mis experiencias, de manera amena, porque es mejor reír que llorar en ciertos momentos de la vida. Y si de cuando en cuando caigo en estereotipos, pues pido disculpas. Espero que lo disfruten.

martes, 12 de junio de 2012

DÓNDE VAS CON MANTÓN DE MANILA 12: PARA (SOBRE)VIVIR EN MANILA 3, VIAJAR CON NIÑOS

Lo más importante antes de viajar es que se aseguren que tiene todas las vacunas correctas. Eso se lo dicen fácilmente en la embajada. Las vacunas exigidas pueden cambiar de país en país, así que asegúrense bien.

No puedo aconsejar por experiencia propia sobre los servicios ofrecidos a niños pequeños, porque solo tengo una niña adolescente, por eso me remitiré a traducir algunos de los datos que se encuentran en la guía realizada por el grupo “Manille Bienvenue”.

NIÑOS PEQUEÑOS

- Vestimenta de maternidad y de lactancia: Para la ropa de maternidad no hay problema, grandes almacenes como Rustan's, SM y Robinsons están bastante bien equipados. En centros comerciales (Los famosos “malls”) como Greeenbelt 5 y 3 o Shangri-La Plaza hay varias tiendas especializadas, algunas de ellas ofrecen servicio de arreglo a medida... algunas de ellas tienen precios de nivel “europeo” (es decir, bastante caros).
En cuanto a lo necesario para dar de lactar cómodamente... es otro cantar. Por lo general los cojincitos de algodón que se usan para evitar las “fugas de leche” están siempre “out of stock” y solo los consiguen en Rustan's o Mothercare (en Greenbelt este último). En cuanto a la ropa adecuada para la faena... les recomiendo comprar en su país de origen. Igual con las pomadas para evitar las grietas en los pezones, aquí simplemente no hay. Más bien extractores de leche (lo siento, no sé cómo se dice en español. Sé que es ridículo pero tuve mi primer bebé en Francia, así que todo mi vocabulario de “maternidad” está en ese idioma) y otra parafernalia, sí que van a conseguir fácilmente en cualquier tienda especializada e inclusive en los grandes almacenes.

- Comida para bebés: Se consiguen casi todas las marcas de leche maternizada... pero según las francesas hay que tener cuidado porque no por ser la misma marca y el mismo producto, la leche tiene el mismo sabor; es decir que algunos niños pueden rechazar la leche de confianza y en ese caso hay que cambiar por una más a su gusto. Cuidado con los potecitos de comida, aquí son muchos más azucarados que en otros países (especialmente europeos), los que menos azúcar tienen son los biológicos que encuentran en tiendas como Healthy Options. Por otro lado no hay harina sin gluten para niños pequeños, cuidado si su bebé es celíaco.

- Ropa: ahí sí que no hay ningún problema, encuentran de todo y realmente preciosos, no solo los encuentran en los grandes almacenes sino que todos los centros comerciales tienen varias tiendas de ropa para bebé, tanto nacional como importada. En cuanto a los pañales desechables, se recomiendan los Prokid, que son de muy buena calidad y se encuentran en todos los supermercados.
Si bien los precios de los productos nacionales soy realmente muy bajos, lo que hay que tener cuidado es que por lo general son sintéticos. Ginger Snaps (ojo que las tiendas también se encuentran en Bangkok, Singapur y Jakarta), ofrece lindas cosas de algodón, así como zapatitos de cuero.
Para la mesa de cambio de pañal (otra vez, disculpen si no se dice así), al parecer la cosa se complica un poco. SM tiene algunas pero según la guía son caras y no de muy buena calidad. Nuevamente Mothercare puede conseguirles una de mejor calidad (pero igual de caras) a pedido (tiene un catálogo). Una solución que ofrece la guía es mandar a hacerla a medida en el “Home Market” de “Market Market” (una vez más, les juro que no me pagan, es que simplemente tienen de todo)

NIÑOS MÁS GRANDES

Con niños más grandes la cosa se complica en cuanto al cuidado que él mismo debe tener, porque muchas veces no estamos presentes para vigilarlos. Es importante que su hijo entienda que viajan a un país en donde hace mucho calor y que deben tomar más agua y usar protector solar y sombrero TODOS LOS DÍAS (Suerte para convencer a los adolescentes). No las quiero asustar, pero hay un niño en una escuela que murió de deshidratación durante una clase de deporte.
Con los adolescentes asegúrense a dónde  van y con quién. Es que si bien aquí legalmente no se le vende alcohol a los menores y por consiguiente hay lugares para "adultos", los niños filipinos están acostumbrados a hacer lo que se les venga la gana - sobre todos los varones, que para colmo son muy prepotentes - y  por cuestiones de jerarquía las personas encargadas del local no se atreverán a decirle nada a un "niño bien". En otras palabras,  sus hijos van a tener fácil acceso a lugares a los que NO debería entrar y eso más que nada, influenciado por los amigos locales (Ya les dije que tan gentil es el filipino del pueblo, como autoritario y desagradable el filipino "bien"). Y claro, ¡qué adolescente no va a tomar la oportunidad de hacer lo que no debe!

- Educación: Hay muchas escuelas internacionales aquí: La escuela británica, la escuela europea dividida en francesa y alemana y la escuela norteamericana, que en realidad se llama International School of Manila, pero que básicamente sigue el syllabus norteamericano. Por supuesto no hay escuela en español. (¿Porqué nunca hay una escuela hispana?) Como en todos los países la educación primaria en estas escuelas es mucho mejor que la secundaria. Otro detalle importante: son particulares y bastante caras. 
La ISM es la más grande, por lo que la mayoría de los alumnos son locales y muy ricos, atención con las frivolidades que puedan aprender sus hijos. En todo caso la educación me parece muy buena (es la escuela en la que está mi hija).
Un cambio de escuela muchas veces trae complicaciones al niño, especialmente para los que no hablan inglés fluidamente. Las escuelas internacionales que les nombro tienen incluido el servicio de tutores y de cursos de nivelación (Mi hija recibió de inglés los primeros seis meses, por ejemplo), pero si desean un reforzamiento extra, una amiga recomienda Tutoring Club, que ofrece clases personalizadas en inglés, (redacción y/o lectura) matemáticas, preparación para la secundaria y técnicas de estudio en general. Al parecer también pueden organizar clases en cualquier otra materia a pedido.
- Actividades extra curriculares: Aquí sí que ni preocuparse, hay mucho donde escoger. Por otro lado los colegios internacionales también ofrecen diversas actividades extra curriculares, sobre todo en lo que a deporte se refiere. De los lugares privados no les hablo, simplemente porque la lista sería muy larga. Hay desde clases de música, pasando por pintura, repostería y cerámica, hasta de todo tipo de deporte como badmington, esgrima, equitación o golf. Es muy difícil que un niño se aburra en este país.
Hay también muchos parques de atracciones como Enchanted Kingdom o Ocena Park. Pueden leer mi artículo sobre algunos parques acuáticos para darse una idea.
Sin embargo creo que las adolescentes pronto se encontrarán realizando el típico pasatiempo filipino: pasear por los “malls”.

A parte de la guía de Manille Bienvenue, que he utilizado en este artículo, hay otras dos guías recomendadas pata los que viajan con niños: “Inside Manila with kids – A travel companion for parents”, que ofrece buenas direcciones de parques, restaurantes, museos, centros de actividad etc. para toda la familia; y una útil dirección web: Mommy Mundo, con interesantes consejos y direcciones.
Espero que estos consejos ayuden un poco a algunos padres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario