A MODO DE INTRODUCIÓN

A MODO DE INTRODUCCIÓN

Alguna vez leí la frase "piedra que corre, no coge moho". Se refiere por supuesto a que si una persona cambia constantemente, pues le es difícil crecer como persona.
Honestamente creo que está errada. Claro que la piedra que corre coge moho y flores y escupitajos y cosas que ni te imaginas.
Soy originaria del Perú, he vivido cinco años en Francia, durante los años 80, diez en Finlandia y ahora me encuentro en Filipinas (¿Se han dado cuenta que vivo en países que empiezan con "f"? ¿Qué me tocará luego? ¿Fiyi?) Creo que eso me da autoridad para decir que los viajes sí que te hacen crecer como persona, por lo menos te dan una actitud zen necesaria para soportar esas diferencias culturales que te hacen ver la vida a cuadritos. Y aunque acepto que directamente los viajes no influencian en mi obra, sí que tienen una gran influencia en mi vida y por consiguiente en la manera como veo las cosas.

Las partes de este blog serán por ahora 4. La primera serán las nuevas cartas finlandesas (así las tendré todas en orden), la segunda "Chica cosmo" que hablará de viajes y choques culturales en general. Luego pretendo escribir “Una Latinoamericana en París” En donde obviamente contaré mis experiencias viviendo en esa ciudad y también incluiré lo que vivo ahora en Filipinas, que me he animado a titula "Dónde vas con mantón de Manila", una frase de "La verbena de la Paloma" (Para que vean qué culta soy) . Quizá luego me anime a escribir lo vivido al regresar a Perú, luego de mis años parisinos. Porque vuelvo a repetir que los viajes te cambian y ves en tu propia cultura, lo que antes no veías.
No pretendo dar clases de comunicación intercultural en este blog, solo compartir mis experiencias, de manera amena, porque es mejor reír que llorar en ciertos momentos de la vida. Y si de cuando en cuando caigo en estereotipos, pues pido disculpas. Espero que lo disfruten.

domingo, 27 de mayo de 2012

DÓNDE VAS CON MANTÓN DE MANILA 10: PARA (SOBRE)VIVIR EN MANILA 1, INSTALARSE.


Ya que estoy a punto de dejar esta ciudad, pienso que es tiempo de hacer una seriaede artículos sobre temas prácticos para los que se mudan a esta ciudad. Lo primero es lo primero: la instalación.

PRIMEROS CONSEJOS: Recuerden bien este consejo: si los han transferido a esta ciudad por motivos de trabajo TRAIGANSE TODOS LOS ESTANTES, MUEBLES PARA GUARDAR COSAS, LIBRERÍAS ETC. QUE TENGAN O ENCUENTREN. Es muy curioso que aquí (como en muchas ciudades que gozan de un clima cálido) se construye grande, muy grande… y sin espacio dónde guardar las cosas. Así pues en los baños, no hay ni una miserable repisita en dónde poner el jabón: Todo está vacío. Nosotros tenemos en total cuatro baños y ninguno tiene espacio dónde guardar cosas. Si no traen suficientes estantes, tendrán que comprar aquí, créanme.

HOTELES: Seguramente al llegar tendrán que vivir por un tiempo en un hotel. Los hay de todas calidades y no tendrán problemas en encontrar uno en internet. Hay también los hoteles-residencia, que son mucho más cómodos (como un pequeño departamento), pero por supuesto mucho más caros.

ALQUILERES: Para alquilar una vivienda, se puede pasear por las zonas que normalmente ofrecen alquileres, pero generalmente se utilizan los “brokers”. Les recomiendo que se informen bien antes de aceptar un “Broker”, una vez que hacen contacto con uno, si no les gusta, es imposible que otro los acepte (parecieran tener una especie de código de honor) Por eso no les puedo recomendar la que yo usé, simplemente no hizo bien su trabajo. Quisimos cambiar, pero resultó imposible, nadie más quería hacerse cargo de nosotros. Si hablan francés les recomiendo comprar la “Guide d’informations pratiques” de Manille Bienvenue, que tiene una lista de “brokers” recomendados por los miembros. Tratar de buscar vivienda por sí solos, es posible, como ya les dije, pero supongo que muy agotador. Atención: los alquileres se pagan aquí con un mínimo de un año adelantado.
Generalmente los extranjeros viven en zonas como Makati o Fort Bonifacio. Es común el barrio cerrado, es decir que tienen que pasar un guarda de seguridad para entrar. No olviden llevar siempre documentación consigo. Si prefieren vivir en una casa, el barrio cerrado es la opción que escoger. Las casas son grandes, pero les recuerdo no está construida pensando en espacios para guardar cosas. Eso lo tiene que poner ustedes. Inclusive los famosos “walking closet” muchas veces son ridículos. Yo tuve que comprar y alterar un armario para que cupieran mis vestidos de fiesta… y los que me conocen saben que no soy muy alta. Prepárense para construcciones tamaño pitufo.
Tomen en cuenta que si viven en una casa deben tener su armada de domésticos: por lo menos dos muchachas, un jardinero y un chófer. Al principio me pareció un lujo ridículo tener un chófer, pero luego de ver cómo se conduce en este país. Con decirles que la última vez que estuve en Lima, me sorprendió lo limpio y ordenado del tráfico. Por otro lado, si tiene la suerte de escoger un chófer suficientemente preparado, entonces tiene alguien que les puede resolver los problemas relacionado con la casa en tagalo… créanmelo, los van a tener. Porque todo se malogra y se tardan meses (sí, MESES) en arreglarlo. Lo repito: aquí he comprendido que nosotros los latinoamericanos somos efectivos y rapidísimos.
Revísenlo TODO, abran todos los grifos, pasen todos los baños, etc. etc. Las casas aquí se deterioran rápido por el clima, pueden verse preciosas y ya están que se caen a pedazos. Pónganse bien de acuerdo quién pagará qué cuando algo se malogre. Y si el dueño tiene plomeros, electricistas, etc. de confianza, tomen sus datos. Las casas vienen normalmente con cocina equipada y aire acondicionado. Para las europeas, aquí no se acostumbra tener lavadora de platos (porque la servidumbre – que pareciera nunca dejar de trabajar – se ocupa de todo) Así que si la quieren, tiene que pedirla y negociar al respecto. Eso hice yo, porque no tengo servidumbre solo medio tiempo durante la semana… y no me gusta lavar los platos.
Si les parece muy complicado lo de la casa, tienen la opción del condominio. Es lo que yo escogí, para tener que pasarme del jardinero y cia. Los apartamentos muchas veces son tan grandes como una casa, pero no tienen que preocuparse por el jardín, o la limpieza de la piscina (hay algunas casas que tienen piscina y todo) por ejemplo. En cuanto a las reparaciones… es otro cantar. Normalmente los condominios tienen sus propios servicios, pero no por eso les arreglarán las cosas más rápido. Recuerdo que recién llegada se atoró un wc. Llegaron los plomeros (porque nunca viene uno, vienen en mancha) a las 10… a las 11 se fueron a almorzar (aquí se almuerza temprano), regresaron a la 1… a las dos pararon para el cafecito (la “merienda”, vestigio de la cultura española), volvieron a las 3… y a las 4 se acabó el día de trabajo. Eso duró casi un mes, hasta que mi chófer le dijo que si tardaban más, haría una queja al administrador.
Mucha gente al llegar les aconsejará nunca levantar la voz o amenazar a un filipino —les hace “perder cara”—, yo les aconsejo lo contrario: la única manera de que las cosas funcionen es decirles algo como que si no les arreglan el baño en dos días, van a llamar a un plomero de fuera y le van a pasar la factura a la administración. Seamos sinceros, les pagan muy mal, les da igual si se tardan seis meses y se vuelven simplemente “caraduras”, la amenaza es lo único que me ha funcionado. Eso sí, aquí es verdad que nadie grita, entonces hablen seriamente y en un tono severo, pero traten de no levantar mucho la voz.
Curiosamente el apartamento que renté era nuevecito, es decir que el wc ya venía malogrado desde el principio. Por eso mi consejo tanto para cas como para apartamentos es nunca tomar el “brand new” que les propongan. Les vuelvo a repetir, los sueldos aquí son muy malos, no esperen a que un obrero compruebe que toda la cañería que ha instalado funcione, simplemente no lo harán. Si la vivienda ya estuvo rentada, significa que el primer propietario se tuvo que chupar todos los primeros arreglos, pueden estar seguros que las cosas estarán más o menos en orden.

SEGURIDAD: Este es un país en donde la temporada de tifones dura de junio a diciembre. Tomen en cuenta eso al alquilar. Asegúrense de que su casa no está en zona de inundación (y aún así, alguien me contó que igual su casa se inundó aunque le habían asegurado que estaba en zona segura) y si viven en edificio traten de conseguir algo entre el piso 3 y 6; así no solo se cuidan de la inundación, sino que no se quedan atrapados en un piso muy alto caso de evacuación. Este consejo también vale para los coches bomba (no hay aquí muchos, pero una época en Perú sí y me quedó la idea) y para incendios, porque tomen en cuenta que muchas escaleras de los carros de bombero no pasan de ese tamaño. Y ni hablar de lo válido del consejo para caso de terremoto: bajarse a pié del piso 35 puede ser desastroso, a pesar de la maravillosa vista que tienen a esa altura.

SERVIDUMBRE: Hay que tener mucho cuidado con el servicio doméstico. Asegúrense que no tomen gente de provincias rivales. Yo me he reído mucho de una amiga que contaba cómo tenía que servir de mediadora cuando la mucama y la niñera se peleaban. Asegúrense que les pagan según la jerarquía... lo que no es fácil. Por regla general la cocinera gana más que la niñera y ésta gana más que la mucama, pero otras cosas que tomar en cuenta son la edad, la experiencia, qué tan bien hablan inglés y la lista puede seguir. Si no les pagan según la jerarquía, tendrán guerra en casa. Por eso quizá mi consejo sería tener la menor cantidad de domésticos posibles… aunque los filipinos se horroricen al visitarlos y comprobar que tiene tres niños y solo una niñera.
Es común que la servidumbre tenga “uniforme”, que les advierto es generalmente un espantoso conjunto que pareciera pijama de hospital. Sin embargo algo tiene que comprarles, sobre todo a las mucamas para que no ensucien su ropa. Yo opté por comprarle a la mía unos polos y capris, cómodos pero menos deprimentes. Debo confesar que más espantosa me pareció la actitud de la vendedora, que al darse cuenta que le compraba ropa de trabajo a la empleada, se ofendió y me insistía que le compre un conjunto que tenía regresivos dibujitos de Snoopy, porque yo que yo escogía no era “ropa de doméstica”. Por supuesto que no le hice caso y no tuvo más remedio que venderme lo que quería… con muy mala cara. ¿No es increíble? ¿Qué demonios le importa si yo quiero comprarle a mi mucama un vestido de novia para trabajar y ella está de acuerdo? Pero aquí las jerarquías son cosa seria.
Para la comida, ellos prefieren comer sus cosas. Yo ya me cansé de decirles que todo lo que hay en casa es para todos. La mucama ha aceptado darle mi comida al chófer por lo menos (Y es que claro, él está en una jerarquía más alta). Mejor dejarlos hacer lo que quieran en ese aspecto.
Les recomiendo que tengan mucho cuidado al contratar servidumbre, mejor que usen alguien con buenas recomendaciones. Yo he tenido mucha suerte, pero sé que en algunos casos personas han recibido amenazas cuando ha despedido a alguien. Increíble pero cierto. Sepan que si algo rompen o arruinan… no se los van a decir: lo esconderán. Una vez tomé algo de un recipiente plástico en el baño… y éste se me deshizo en pedazos. La chica lo había roto y lo trató de colocar tal y como estaba para que no lo notara. Les parecerá infantil, pero es como funcionan las cosas aquí. Aclararles de que prefieren que se les avise (total, un error lo hace cualquiera, ¿no?) a darse con la desagradable sorpresa, no funcionará. Tengan también cuidado cómo dan las órdenes, porque pareciera que para ellos, lo que digas es palabra divina. Así fue como el día que le dije a la muchacha que me gustaría que cocinara algo más que arroz (¡Por favor!) para acompañar la comida, como por ejemplo papas… me encontré en la cena con puré de papas, papas fritas, al horno, sancochadas… y nada para acompañarlas. Yo dije que quería papas, ¿no? Pues lo que la patrona mande. No esperen a que tomen la iniciativa, les preguntarán mil veces cómo hacer algo. Pueden tratar de indicarles todo bien claro desde un principio, pero igual tendrán que echar un vistazo constantemente a lo que hagan, so riesgo de encontrarse con las cortinas cortadas, porque ustedes les dijeron que tenían que encontrar una solución para que el gato no las arañe.

UN ÚLTIMO CONSEJO, la electricidad aquí es más cara que en Finlandia, sé que hace mucho calor, pero no dejen prendidos todos los aires acondicionados al mismo tiempo… créanme, me lo van a agradecer.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario